Relación con España no sufre cambios por Sabsa

martes, 19 de marzo de 2013

Madrid |
Un mes después de que Bolivia expropiara la empresa Sabsa, filial de las españolas Abertis y Aena, sus relaciones con España permanecen intactas pese a las advertencias del Gobierno español y funcionarios de ese país europeo señalaron que se mantiene un “diálogo abierto” para buscar soluciones a las nacionalizaciones.
El pasado 18 de febrero, el presidente Evo Morales expropiaba la empresa Sabsa, que administraba los tres aeropuertos más grandes del país, acusándola de haber hecho insuficientes inversiones.
El Ejecutivo español deploró inmediatamente esa decisión y anunció que “muy a su pesar procedería a replantear el conjunto de las relaciones bilaterales” con Bolivia.
Fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores explicaron ayer a Efe que a nivel de la Unión Europea (UE) ha habido “contactos para explorar posibles medidas” y afirmaron que las medidas “no se anuncian, se adoptan”.
El pasado 11 de marzo en Bruselas el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, recordó a las instituciones de la UE su obligación de proteger “con medidas concretas” a las empresas nacionales en aquellos países en los que ha habido expropiaciones no compensadas, como en Bolivia.
Fuentes de Exteriores aseguraron ayer que España mantiene un “diálogo abierto y fluido” con las autoridades bolivianas para buscar una solución a estas nacionalizaciones y que ya se le ha transmitido al Gobierno boliviano el “malestar” por este asunto.
El Gobierno español espera llegar a un acuerdo “lo más pronto posible”, dijeron las mismas fuentes, que recordaron que España mantiene con Bolivia “una relación comercial y sobre todo una relación en materia de cooperación bastante fluida”.
La empresa Servicios de Aeropuertos Bolivianos S.A. (Sabsa) es la sexta compañía española que pasa a manos del Estado en menos de un año, ya que en ma yo pasado Morales nacionalizó una filial de Red Eléctrica de España ( REE) y en diciembre otras cuatro de Iberdrola, por las que aún no ha habido una compensación económica.
La Comisión Europea reclamó a Bolivia que compensara a las compañías españolas por la expropiación y advirtió a Morales que las frecuentes nacionalizaciones suponen una “señal negativa” para los inversores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada